Surge en el siglo IX y se extendiéndose a lo largo de casi cien años -abarcando dos centurias, la novena y la décima-, como fruto de la tradición visigoda y la influencia del arte musulmán de los Omeyas, traido por los monjes cristianos que venían huyendo del empuje musulmán.
Alcanza su momento cumbre en el siglo X, asentándose, sobre todo, en el territorio de las primeras monarquías astur-leonesas, comprendiendo los reinados de Alfonso III el Magno, García I y Ramiro II, y tambien en otros lugares del territorio hispánico, siendo su principal manifestación la arquitectura religiosa.
La arquitectura mozárabe española, sobre todo la leonesa, ha sido esencialmente individualista siendo un desesperado intento de conservar la tradición visigoda, desgajada del tronco común con la tradición prerrománica asturiana, resultando un arte anárquico, que no llegaría a formar escuela, de caracter popular.
La estructura puede ser latina o bizantina:
La latina, como la visigótica, tiene apoyos de columnas para las arqurías, cubierta de madera para las naves y abovedada para el crucero y los ábsides.
La bizantina, con abovedamiento completo de todos los cuerpos, independientes entre sí, formando en algunas ocasiones una cruz griega.

Se pueden dsitinguir dos grupos, subdivididos en varios regionales, uno el de los edificios construidos en zona musulmana y los construidos en zona cristiana por mozárabes emigrados

Principales monumentos
León
San Miguel de Escalada
Santiago de Peñalba
Sto. Tomás de las Ollas

Castilla
S. Baudelio de Berlanga (Soria)
S. Cebrian de Mazote (Valladolid)
Sta. María de Bamba (Valladolid)
San Salvador de Tábara (Zamora)

Cantabria
Sta. María de Lebeña
Aragón
S. Juan de la Peña (Huesca)
El Serrablo (Huesca)
Galicia
S. Miguel de Celanova (Orense)
Cataluña
S. Quirce de Pedret
Sta. María de Marquet
Aandalucía
Iglesia rupestre de Bobastro (Málaga)